Adiós al Coitocentrismo



Por culpa de la falta de ESI y la educación que nuestros viejos nos han dado, tenemos una falsa idea implantada y creemos que solo podemos disfrutar nuestras relaciones sexuales si hay penetración. Por culpa del coitocentrismo, creemos que todas las prácticas en las que no haya el coito en sí no son una relación sexual como tal y, la verdad, no hay nada más alejado de la realidad.

Salir de nuestra zona de confort y atrevernos a experimentar nuestra sexualidad no es algo fácil, pero no por ello vamos a renunciar a nuevas sensaciones, ¿no? Así que, aquí van 5 pasos para disfrutar del sexo sin penetración:




1. Prepara el ambiente

Eroticemos el ambiente, encendé alguna vela aromática, un poco de musica tranquila y preparense para disfrutar de nuevas experiencias. . Lo que en un encuentro con penetración sería el aderezo, en estos juegos pasa a ser el plato fuerte, y por eso son tan importantes. Recuerda que aquí está todo permitido excepto el coito.




2. A subir la temperatura con un lindo masaje

¿Qué mejor idea para comenzar a calentar los motores que un buen masaje erótico, ideal para relajar del estrés del día? Primero, pon un par de gotas del aceite para masajes en tus manos y extiéndelo a lo largo de toda la espalda de tu pareja, realizando caricias suaves. Luego, poco a poco, ve bajando desde su espalda a sus muslos y sigue acariciándole suavemente. Repite esto hasta que quieras pasar al siguiente nivel.

Luego, cuando tu pareja esté totalmente relajada, sube un poco la temperatura estimulando todas sus zonas erógenas. Aplica un poco más de aceite en tus manos y acaricia sus pezones, su cuello, su entrepierna y descubrí poco a poco las zonas íntimas más sutiles de tu pareja. Luego, sopla suavemente en aquellas partes en las que aplicaste el aceite y fijate como reacciona a ese efecto frio/calor.





3. Juego de las ataduras

No, no solo se trata de atar. Este juego va un poco más allá. Se trata de privarle de los sentidos de la vista y del tacto. Juega con el antifaz y tápale los ojos... que no sepa dónde estás. Después y átale las manos de tal manera que no pueda tocarte. Ahora que no sabe dónde estás, juguemos con el amague, el misterio y la incertidumbre. Ellos se encargaran de aumentar el deseo en tu pareja!

Coge unas plumas y pon a prueba sus sentidos. Acaricia su cuello, sus orejas, su espalda, su abdomen... ¡Ha llegado el momento de elevar el placer! Coge un minivibrador versátil y potente y recorre su cuerpo. Juega con las zonas más sensibles de tu pareja hasta que estalle de placer.




4. Sexo oral a ciegas

Tu pareja está totalmente atada, ¡sigue sacándole provecho! Es hora de ir más allá y darle protagonismo a los genitales. Si lo que quieres es impresionar a tu pareja y aprovechar que tiene los ojos tapados, saca ventaja de las sensaciones de frío-calor de este brillo labial y regálale una muy buena sesión de sexo oral.Aplica el brillo labial en tus labios y bésale por donde te apetezca. Recuerda que, lo que sientas en tus labios, lo sentirá tu pareja en su cuerpo. Ve bajando poco a poco hasta llegar a sus genitales y haz que disfrute de los cambios de temperatura del brillo labial. ¡Será una experiencia religiosa!





5. Masturbación

Y para llevar a tu pareja al clímax, lo mejor es incluir unos vibrantes juguetitos para que disfrutéis mucho más de este juego. Si tu pareja tiene pene, prueba con un masturbador texturado para regalarle una experiencia fuera de este planeta.

Mi carrito